• CAMPAMENTO MISIONERO 2020


    ¡Apúntate al campamento de Infancia Misionera!
  • GUÍA COMPARTIR LA MISIÓN


    Propuestas de voluntariado misionero
  • AYUDA A LAS MISIONES


    Colabora con los misioneros españoles

jueves, 26 de noviembre de 2020

“Fratelli tutti” y los jóvenes misioneros

“Fratelli tutti” y los jóvenes misioneros

La encíclica Fratelli tutti que el papa Francisco ha publicado recientemente tiene gran interés para la formación misionera de los jóvenes. Está dedicada a la fraternidad y a la amistad social, con referencia a los consejos que san Francisco de Asís dio a sus hermanos y hermanas para “proponerles una forma de vida con sabor a Evangelio”. Y destaca que: “Allí declara feliz a quien ame al otro «tanto a su hermano cuando está lejos de él como cuando está junto a él». Con estas pocas y sencillas palabras expresó lo esencial de una fraternidad abierta, que permite reconocer, valorar y amar a cada persona más allá de la cercanía física, más allá del lugar del universo donde haya nacido o donde habite”.

Además del valor que la encíclica tiene en su conjunto para un programa misionero, a lo largo de ella se encuentran una serie de referencias que pueden ayudar a plantear el compromiso cristiano de los jóvenes para amar con un corazón universal e impulsar su espíritu misionero.

La primera referencia es cuando habla de El fin de la conciencia histórica (nn. 13-14). Allí advierte de las ideologías que pretenden “deconstruir” al ser humano para moldearlo a su antojo. Para este fin “necesitan jóvenes que desprecien la historia, que rechacen la riqueza espiritual y humana que se fue transmitiendo a lo largo de las generaciones, que ignoren todo lo que los ha precedido” (n. 13), así las personas son fácilmente manipulables y pueden ser dominadas (cf. n. 14). Los jóvenes necesitan conocer la historia en la que viven insertos y sentirse protagonistas de ella y no meras comparsas para llenar de contenido “expresiones como democracia, libertad, justicia, unidad” (n. 14) que se busca vaciar de significado.

También habla de los jóvenes a propósito de El descarte mundial (nn. 18-21). Esta vez, el Papa recuerda como los ancianos son “cruelmente descartados” (n. 19) y vuelve a insistir -como ha hecho en repetidas ocasiones- en la necesidad de acompañarlos; también, dice, para que los jóvenes no terminen privados “de ese necesario contacto con sus raíces y con una sabiduría que la juventud por sí sola no puede alcanzar” (n. 19). Los jóvenes pueden luchar contra la cultura del descarte de una manera muy concreta fomentando las relaciones entre las generaciones e interesándose por los ancianos para evitar que vivan en la soledad y el abandono.

Con ocasión de hablar de los Derechos humanos no suficientemente universales (nn. 22-24) el Santo Padre afirma que “los derechos humanos no son iguales para todos” (n. 22). Denuncia como en la práctica muchas personas sufren abusos de muchos tipos y, en particular, como las redes criminales “utilizan hábilmente las modernas tecnologías informáticas para embaucar a jóvenes y niños en todas las partes del mundo” (n. 24). Un uso adecuado de las tecnologías de la información y de la comunicación es muy útil para vivir la fraternidad; para ello, los jóvenes se deben formar para usarlas con responsabilidad y evitar ser manipulados.

Cuando el Papa habla de El valor de la solidaridad (nn. 114-117), destaca que los educadores y formadores en toda instancia “tienen la ardua tarea de educar a los niños y jóvenes, están llamados a tomar conciencia de que su responsabilidad tiene que ver con las dimensiones morales, espirituales y sociales de la persona” (n. 114). Los jóvenes tienen una apertura muy grande hacia el mundo que les rodea; todos los que tienen una responsabilidad educativa deben formarlos para vivir la fraternidad cristiana y la solidaridad con todos.

Por último, Francisco aborda el tema de los migrantes con el título Las ofrendas recíprocas (nn. 133-136) destacando la dimensión del don que son todas las personas y que “las historias de los migrantes también son historias de encuentro entre personas y entre culturas” (n. 133); por ello exhorta a los jóvenes a no caer “en las redes de quienes quieren enfrentarlos a otros jóvenes que llegan a sus países” (ibid.). El espíritu cristiano es universal y la fraternidad del cristiano abarca al que es extraño, diferente o lejano; de hecho, muchos jóvenes están empeñados en la acogida de migrantes y además las experiencias misioneras que hacen muchos jóvenes sirven para entrar en contacto con jóvenes de otros países y culturas.

Se puede apreciar de nuevo lo mucho que el Papa confía en los jóvenes a quienes entrega como programa cristiano y misionero la tarea de vivir insertos en la historia de sus pueblos y países, en relación con las generaciones que les han precedido y en concreto con las personas mayores, a utilizar inteligentemente las tecnologías y medios de información y comunicación, a educarse en la solidaridad con todos y en particular con las personas diferentes y los migrantes.

Ya están disponibles los recursos para Infancia Misionera 2021

 Ya están disponibles los recursos para Infancia Misionera 2021

Las Obras Misionales Pontificias ponen a disposición de pequeños y mayores los recursos de la campaña y de la jornada de Infancia Misionera. Este año sigue el itinerario por la infancia de Jesús y, tras pasar en los dos pasados años por Belén y Egipto, ahora: “Con Jesús a Nazaret, ¡somos familia!”. En la página de Infancia Misionera se puede encontrar desde el vídeo de la jornada hasta el cartel y la conocida hucha del compartir que confeccionan los mismos pequeños para colaborar con sus coetáneos del mundo.

También hay información sobre el proyecto “Con Jesús Niño, a la misión”, dirigido a niños de 6 a 12 años de colegios, parroquias o familias. Con este material, que se actualiza cada año, los niños tienen la oportunidad de descubrir a Jesús, niño también como ellos, conocer la vida de los misioneros y ser testigos solidarios y generosos. Porque Infancia Misionera es, sobre todo, una escuela de formación en la fe y en la misión para los niños de todo el mundo.

Infancia Misionera es una Obra del Papa que promueve la ayuda recíproca entre los niños del mundo. Infancia Misionera promueve actividades misioneras en colegios y catequesis con las que educar a los niños en la fe y la solidaridad con la misión. También invita a los niños a colaborar personalmente con sus ahorros para los niños de las misiones. Los niños ayudan a los niños. La Infancia Misionera contribuyó con más de 19 millones de euros a los niños del mundo en 2018. Se llevaron a cabo 2.943 proyectos agrupados en tres grandes campos de acción.

José María Calderón, nuevo miembro de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos

 José María Calderón, nuevo miembro de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos

La Santa Sede ha hecho público esta mañana el nombramiento de nuevos miembros de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos. Entre los recién designados, está el P. José María Calderón, director nacional de Obras Misionales Pontificias (OMP) de España. El nombramiento es para Calderón una oportunidad “para que crezca el espíritu misionero de toda la Iglesia”.

La Congregación para la Evangelización de los Pueblos -el dicasterio de la Curia que se encarga de todo lo relacionado con los territorios de misión (nombramiento de obispos y creación de nuevas diócesis por ejemplo)-, ha nombrado esta mañana nuevos miembros. Entre los nombrados está el director nacional de Obras Misionales Pontificias (OMP) de España, José María Calderón. También han sido nombrados entre otros el cardenal comboniano español monseñor Miguel Ángel Ayuso -presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso-; y los directores nacionales de OMP de Méjico y R.D. del Congo.

El secretario adjunto de esta Congregación, monseñor Giampietro Dal Toso -también presidente internacional de OMP- ha explicado que el nombramiento de José María Calderón es un acto de confianza y agradecimiento a la Iglesia en España por su animación misionera, y por todo lo que hace por las misiones. 

“Estoy muy contento y agradecido de haber sido nombrado, me ha sorprendido mucho. Estoy contento si esto sirve para que crezca el espíritu misionero en toda la Iglesia, y para que Cristo sea más conocido y amado en el mundo”, declaró José María Calderón tras conocer su nombramiento. 

José María Calderón nació en Madrid en 1963. Ordenado en 1989, ha ejercido su ministerio sacerdotal en diversas parroquias de la diócesis de Madrid. Se licenció en Teología -especialidad en Moral-, y ha sido, entre otras muchas tareas, consiliario diocesano de Acción Católica, consiliario diocesano de Manos Unidas y desde 2007 fue delegado episcopal de misiones y director diocesano de OMP de Madrid. Muy vinculado al mundo misionero, ha colaborado con las Misioneras de la Caridad como capellán y confesor, y ha tenido experiencias misioneras de verano con jóvenes en países como Etiopía, Cuba, Sierra Leona y República Dominicana entre otros. Desde 2019 es director nacional de Obras Misionales Pontificias de España, en sustitución de Anastasio Gil García, de quien tomó el relevo al frente de la institución.

Obras Misionales Pontificias (OMP) es la institución de la Santa Sede que se encarga de canalizar las ayudas de todos los fieles del mundo para sostener los 1.115 Territorios de Misión, a través de campañas tan conocidas como Domund, Infancia Misionera y Vocaciones Nativas. OMP es parte integrante de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos -el “ministerio” misionero de la Santa Sede-.

* Foto de Vatican Media

P. Calderón, director de OMP España: “Gracias a los que han hecho posible el Domund en esta situación tan extraña”

 P. Calderón, director de OMP España: “Gracias a los que han hecho posible el Domund en esta situación tan extraña”

El pasado domingo 18 de octubre se celebró en todo el mundo la Jornada Mundial de las Misiones. Este año, aunque la pandemia ha condicionado la celebración del Domund, ha salido adelante con éxito gracias a la creatividad de diócesis, parroquias, colegios, etc. Al finalizar la campaña, José María Calderón, director nacional de Obras Misionales Pontificias (OMP) –organizadora del Domund- ha querido dar las gracias a todos los que han colaborado con las misiones. También el presidente internacional de OMP, monseñor Giampietro Dal Toso, ha agradecido la implicación de España en esta Jornada, tanto de la comunidad cristiana como de OMP.

“El Domund de este año se va a recordar como el Domund del confinamiento o de la pandemia”, explica José María Calderón, director nacional de OMP. “Queremos dar las gracias a todas las personas que habéis hecho posible que el Domund se celebre en esta situación tan extraña, y que hayáis sido generosos y compartido con la Iglesia misionera vuestros donativos”.

El director nacional destaca que la Iglesia en España es muy generosa con el Domund, y eso es posible gracias a tantas personas que han colaborado con su oración, su donativo y su esfuerzo –tanto particulares como colegios y parroquias-. También agradece a los que han colaborado con las noticias a través de los medios de comunicación. “Los misioneros os lo van a agradecer. La Iglesia va a seguir evangelizando gracias a vuestro trabajo, vuestro esfuerzo, vuestro sacrificio”, concluye.

 Agradecimiento a los católicos españoles desde el Vaticano

Monseñor Giampietro Dal Toso, presidente internacional de OMP en el Vaticano, no ha querido dejar pasar la ocasión para agradecer a los católicos españoles por el apoyo que dan a los misioneros. “Es un aporte que manifiesta la gran sensibilidad misionera que hay en España”, explica en un vídeo, grabado por la corresponsal de COPE en el Vaticano, Eva Fernández, desde Roma. “Hay muchísimos misioneros y misioneras españoles, consagrados, sacerdotes y laicos, que se van por el mundo. Pero están ahí porque detrás hay una comunidad cristiana española que es muy fuerte, y recibe mucho esta llamada a la misión.”. Asimismo, quiso agradecer el esfuerzo y trabajo que se hace desde OMP España.

Un Domund marcado por la pandemia

En este año, el Domund ha estado marcado por la pandemia. Por un lado, según explicó José María Calderón en la rueda de prensa del Domund, las necesidades en las misiones se han “multiplicado”, no solo a nivel sanitario, sino sobre todo en cuanto a la pobreza. Y por otro lado, las restricciones sanitarias en España –reducción de aforos, imposibilidad de sacar las huchas a la calle…- han dificultado la celebración de esta jornada como se hacía tradicionalmente, lo que ponía en riesgo la ayuda que las misiones reciben cada año.

Sin embargo, OMP España ha afrontado la situación proponiendo la edición del Domund más digital, con una página web donde se ofrecían los testimonios de seis misioneros en diversas partes del mundo de una forma interactiva (www.domund.es). Además, ha habilitado nuevas formas de donar más digitales (Bizum al 00500, tarjerta de crédito, por teléfono), y ha hecho un llamamiento para que el COVID-19 no frene el donativo. Entre las iniciativas digitales, destaca la I Carrera virtual solidaria del Domund, en la que participaron más de 2.000 corredores en toda España, que lo contaron en redes sociales con el hashtag #CorrePorElDomund.

La única iniciativa nacional que sí ha podido celebrarse –aunque con limitaciones de aforo- ha sido la exposición “El Domund al descubierto”, que en su sexta edición llegaba este año a la catedral de Burgos, con motivo de su VIII Centenario. En el marco de esta exposición, el tradicional pregón del Domund fue pronunciado por D. Félix Sancho, presidente del club de Baloncesto Hereda San Pablo Burgos.

“Aquí estoy, envíame”: ¿Por qué soy misionero?

 

“Aquí estoy, envíame” es el lema del Domund que acabamos de celebrar. Es una clara invitación a todos los bautizados a responder a Dios en la misión de la Iglesia; una invitación especialmente dirigida a los jóvenes.

En el Ángelus del domingo del Domund, afirmaba Francisco que la misión de la Iglesia y de los cristianos consistía en “hablar de Dios y testimoniarlo a los hombres y a las mujeres del propio tiempo. Cada uno de nosotros, por el Bautismo, estamos llamados a ser presencia viva en la sociedad, animándola con el Evangelio y con la savia vital del Espíritu Santo”. De hecho, en su mensaje para esta jornada, el Papa definía la misión como respuesta a Dios: “La misión es una respuesta libre y consciente a la llamada de Dios, pero podemos percibirla sólo cuando vivimos una relación personal de amor con Jesús vivo en su Iglesia”. Para animar a dar esta respuesta los misioneros y misioneras Alfonso, Pablo, Rosario, Antonio, María y Juan Pablo cuentan una historia sobre su vocación a la misión en el vídeo que con motivo del Domund publicaron las OMP.

También el Servicio Conjunto de Animación Misionera (SCAM) publicó, para el domingo del Domund, un vídeo mostrando como “muchos hombres y mujeres, jóvenes y adultos, consagrados y laicos, han escuchado a lo largo de la historia la llamada de Dios a poder seguirle y llevarle a cada rincón de este mundo, anunciando con gozo y entrega la vida, el amor y la Palabra de Dios a todas las gentes de todo el mundo. Hombres y mujeres comunes y corrientes que, respondiendo a la vocación misionera, han llenado sus vidas con la aventura de la misión de Dios”. El SCAM presenta los testimonios misioneros invitando a sumarse “a esta aventura de la misión de dar vida al mundo anunciando con gozo y entrega el amor y la Palabra de Dios a todas las personas”; los misioneros y misioneras nos interpelan: “Y tú ¿qué vas a responder?”.

También con motivo del Domund, la Delegación Episcopal de Misiones de Madrid comenzó el viernes 16 de octubre en Madrid un recorrido por la vocación a la misión de la Iglesia con el título “La vocación a la misión. Carismas misioneros de la Iglesia”. Se trata de mostrar la increíble variedad de carismas y caminos que el Espíritu Santo ha suscitado en la Iglesia para responder a la vocación misionera. Para facilitar su acceso, las presentaciones serán emitidas por streaming en el canal de la Delegación de Misiones de Madrid. Cada una de las presentaciones comienza a las 20:45 h con la exposición del Santísimo y oración para dar paso a las 21:15 h a la presentación de un carisma misionero. Los misioneros que hablarán sobre sus respectivos carismas y las fechas en que lo harán son: el padre Francisco Javier García de Verbum Dei (20 de noviembre); la hermana Prado Fernández, Misionera Comboniana (18 de diciembre); el padre Robertus Kardi, Misionero Javeriano (15 de enero); Virginia Cuenca y Juan Carlos García, familia en Misión (19 de febrero); la hermana Edna Samira de las Misioneras de San Pedro Claver (19 de marzo); el padre Manuel Loro Jover, Misionero de la Consolata (23 de abril); el padre Manuel Fernández, de la Sociedad de Misiones Africanas (21 de mayo); y finalmente el padre Javier Medina, sacerdote diocesano (25 de junio).

Otra iniciativa en este sentido es la de los misioneros y misioneras combonianos que han organizado la peregrinación virtual comboniana. Se trata de descubrir la familia comboniana a todos los interesados en responder a la llamada de Dios en la misión. Consiste en visitar virtualmente siete lugares que marcaron la vida de San Daniel Comboni, empezando en Italia y terminando en Sudán. Los objetivos son conocer la Misión Comboniana y a San Daniel Comboni, su fundador; descubrir su pasión por Cristo, por la misión de la Iglesia y por el pueblo africano; tener momentos de silencio, de oración y de encuentro y preguntarse cuál es nuestra misión allí donde cada uno se encuentra.