• CAMPAMENTO MISIONERO 2020


    ¡Apúntate al campamento de Infancia Misionera!
  • GUÍA COMPARTIR LA MISIÓN


    Propuestas de voluntariado misionero
  • AYUDA A LAS MISIONES


    Colabora con los misioneros españoles

viernes, 13 de enero de 2023

Premio CEU Ángel Herrera al equipo de comunicación de las Obras Misionales Pontificias

Imagen: CEU

La Fundación Universitaria San Pablo CEU reconoce con este galardón la labor del equipo de comunicación de las Obras Misionales Pontificias “por su capacidad para situar a los misioneros y su labor en el panorama mediático, por su impulso para comunicar el papel de la evangelización en los territorios de misión”. También se ha reconocido su labor en la transmisión a la sociedad del “ejemplo patente de la vocación de servicio de los misioneros, dispuestos a dar la vida por Cristo allí donde se les ha encomendado su misión”.

Los Premios CEU Ángel Herrera reconocen distintas iniciativas de la Iglesia, también las periodísticas relacionadas con ella y las de instituciones y particulares que se han destacado por la difusión de valores y su contribución al bien común de la sociedad. El reconocimiento al equipo de Obras Misionales Pontificias entra en la categoría “difusión de las obras sociales de la Iglesia”, que también ha recaído, ex aequo, en la periodista María Ángeles Fernández, directora y presentadora de Últimas Preguntas en La 2 de Televisión Española.

En la categoría “Difusión de la cultura católica” el premio se ha concedido a las Jornadas Mundiales de la Juventud y su “invitación a los más jóvenes para construir un mundo más justo y solidario”. En cuanto a la categoría, “transmisión de valores a la sociedad”, se ha reconocido esta faceta en la Fundación Nemesio Diez, por su labor en el ámbito educativo, “donde han apostado por la excelencia sin olvidar los valores y las virtudes” y al ex entrenador de la selección española Vicente del Bosque. También se ha dado cabida a las redes sociales, premiando a Irene Alonso, más conocida en Instagram como @soyunamadrenormal, por “la transmisión de valores fundamentales en nuestra sociedad, como la familia, el matrimonio y la fe, además de por reivindicar la normalidad en el entorno digital, en tiempos de filtros y apariencias”. Por otra parte se han premiado dos proyectos relacionados con la solidaridad y la cooperación internacional. Los premiados han sido la Fundación Kirira, que trabaja en Kenia para erradicar la mutilación genital femenina, y un proyecto de la Facultad de Medicina de la Universidad CEU San Pablo, dirigido por el profesor Francisco Javier Santos, consiste en el diagnóstico y tratamiento de cáncer de mama y cuello uterino en Sierra Leona.

Los XXVI Premios Ángel Herrera se entregarán el próximo 23 de enero en una ceremonia que homenajeará a todos los premiados. 

Se celebra por primera vez la festividad de Pauline Jaricot

El pasado 22 de mayo la Iglesia beatificaba a Pauline Jaricot, fundadora de las Obras Misionales Pontificias. Por primera vez ayer, 9 de enero, se celebró su festividad, en el aniversario de su fallecimiento.

Pauline Jaricot sabía de las grandes necesidades de la misión por su hermano seminarista, que se preparaba para ser misionero. En su celo por remediarlas, con tan solo 20 años, esta joven laica concibió una fórmula que revolucionaría la misión de la Iglesia, al implicar de modo activo a todos los católicos —no solo a los misioneros— en la evangelización, a través de un binomio muy simple: oración y donativos. De manera sencilla, formando grupos de diez obreras en la fábrica de su padre, puso en marcha una red que se extendió hasta tener un carácter universal.

Nació así la Obra de la Propagación de la Fe, en cuya fundación oficial, en 1822, se afirmó: «Nosotros somos católicos y por eso no queremos sostener tal o cual misión particular, sino todas las misiones del mundo». Cuando Pío XI, en 1922, hizo suya esta iniciativa, poniéndola al servicio de todo el Pueblo de Dios, nacieron las Obras Misionales Pontificias, que continúan hoy el legado de Pauline Jaricot, especialmente a través de la Jornada Mundial de las Misiones (Domund).

El pasado 22 de mayo, Pauline Jaricot fue beatificada en Lyon (Francia) durante una Misa celebrada por el cardenal Luis Antonio Tagle, prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblo (hoy Dicaterio para la Evangelización).

Obras Misionales Pontificias en España creó en 2022 los Premios Beata Pauline Jaricot y Beato Paolo Manna. El Premio Beata Pauline Jaricot, que reconoce la vida y el testimonio de los misioneros, fue entregado en su primera edición Gloria Cecilia Narváez, Franciscana de María Inmaculada, y Pier Luigi Maccalli, de la Sociedad de Misiones Africanas, que sufrieron cautiverio a manos de yihadistas en el Sahel, y que recientemente fueron liberados

Para conocer un poco más su figura, Obras Misionales Pontificias ha elaborado un programa sobre ella en Radio María, “Paulina Jaricot, la mujer del Domund” (puede escucharlo aquí). Por otra parte, la editorial La BAC ha publicado su biografía, con el título Pauline Jaricot (1799-1862) (puede comprarlo aquí).

Arranca la campaña de Infancia Misionera 2023

Con el comienzo del nuevo año, arrancamos la campaña de Infancia Misionera. Aunque su lema fundacional es “los niños ayudan a los niños” y ellos también aportan su granito de arena, Infancia Misionera no es solo cosa de los más pequeños. Desde que, hace 100 años, esta iniciativa se asumiera como una Obra Pontificia, se convirtió en el cauce oficial de la Santa Sede para sostener el trabajo que la Iglesia realiza con la infancia en los territorios de misión. Las necesidades son enormes, así que también los adultos están invitados a conocer los proyectos que se llevan a cabo y colaborar.

Para ello, renovamos la web –disponible desde el inicio de Adviento, con materiales y actividades para colegios y parroquias-, con algunos de los 2.577 proyectos financiados por Infancia Misionera en 2022. La campaña viene acompañada, además, por un vídeo protagonizado por tres niños: Harriet, de Uganda, Chan, de Tailandia, y Vikhonuo, de India. ¿Qué tienen en común? Los tres han encontrado apoyo y una familia en la Iglesia Católica. Como ellos, más de cuatro millones de niños han sido ayudados por Infancia Misionera.

En palabras de Fernando González, responsable de esta Obra en España, “conocer un poco de la vida de estos niños nos hace ponerle cara y nombre a todo lo que hace Infancia Misionera. A veces, no somos conscientes de que nuestra ayuda puede cambiar la vida de muchos niños. Cada cosa que hacemos, cada euro que donamos o cada vez que rezamos por ellos y por los misioneros, estamos mejorando las condiciones de vida de estos niños. Y todo esto es gracias a la ayuda que cada uno de nosotros damos en la jornada de Infancia Misionera. Sin duda, una oportunidad única para colaborar en mejorar el mundo”.

La jornada de Infancia Misionera se celebrará en toda España el próximo 15 de enero.

Mensaje de OMP ante el fallecimiento del Papa emérito Benedicto XVI

Como institución especialmente vinculada a la Santa Sede, Obras Misionales Pontificias expresa su profundo dolor por el fallecimiento del Papa emérito Benedicto XVI y eleva, unida a toda la Iglesia, una oración por su alma.

Durante sus ocho años de pontificado, el Santo Padre Benedicto XVI nos contagió su amor a Dios, no solo a través de su magisterio y su brillante exposición de la doctrina, sino, sobre todo, por el testimonio de su vida. Como pastor de la Iglesia universal, el Papa deseaba contagiar al mundo entero la fe y el amor de Dios. Las Obras Misionales Pontificias eran para ello un instrumento privilegiado, como él mismo expresó en sus Mensajes para la Jornada Mundial de las Misiones, el Domund.

En el de 2012 afirmaba: “Junto a este grande signo de fe que se transforma en caridad, recuerdo y agradezco a las Obras Misionales Pontificias, instrumento de cooperación en la misión universal de la Iglesia en el mundo. Por medio de sus actividades, el anuncio del Evangelio se convierte en una intervención de ayuda al prójimo, de justicia para los más pobres, de posibilidad de instrucción en los pueblos más recónditos, de asistencia médica en lugares remotos, de superación de la miseria, de rehabilitación de los marginados, de apoyo al desarrollo de los pueblos, de superación de las divisiones étnicas, de respeto por la vida en cada una de sus etapas”.

El Papa era muy consciente, como expresó en Spe salvi, de que solo Dios puede ser la esperanza para un mundo tan necesitado de su ayuda. A los misioneros, que llevaban y llevan a los rincones más olvidados del planeta esa esperanza que anuncia el Evangelio, Benedicto XVI les manifestó su gratitud en diversas ocasiones: “Deseo expresar con particular afecto mi agradecimiento a los misioneros y a las misioneras, que dan testimonio en los lugares más lejanos y difíciles, a menudo también con la vida, de la llegada del reino de Dios. A ellos, que representan las vanguardias del anuncio del Evangelio, se dirige la amistad, la cercanía y el apoyo de todos los creyentes” (Mensaje para la Jornada Mundial de la Juventud 2010).

También los misioneros querían a Benedicto XVI y le estaban agradecidos. Con ocasión de su renuncia en 2013, cientos de misioneros españoles, desde los cinco continentes, hicieron llegar sus mensajes de adhesión a la Iglesia y de apoyo al Santo Padre. Sus testimonios fueron recogidos en el volumen Unidos en la gratitud. Mensajes de los misioneros españoles a Benedicto XVI, que el entonces director nacional de las Obras Misionales Pontificias, padre Anastasio Gil, tuvo ocasión de regalar a Benedicto XVI en Roma.

Como ejemplo de esos mensajes, citamos el de Remedios López, Hija de la Caridad, hoy regresada, y en 2013 misionera en Burundi: “Yo personalmente quiero mucho a nuestro Papa Benedicto XVI y aquí, en nuestra Iglesia de Burundi y de Ruanda, es muy querido. Apreciamos mucho sus escritos, su cercanía con la gente en los viajes que ha realizado en África. Con este gesto de renuncia que acaba de realizar, y leyendo atentamente sus palabras cuando lo ha anunciado, mi admiración por él es aún mayor y mi cariño también. Me dan ganas de abrazarlo, pero como la distancia física no me lo permite, le abrazo espiritualmente. Oro por él, para que el Señor le recompense todo el bien que ha hecho a nuestra Iglesia y al mundo entero”.

Cuatro millones de estrellas para recuperar el sentido de la Navidad

Celebración de Sembradores de Estrellas en Ourense

“Sembradores de estrellas es una manera sencilla de devolver a la Navidad su auténtico sentido”, dice Leo, alumno de 6º de Primaria del Colegio Carmelitas de Ourense, protagonista de la rueda de prensa de Infancia Misionera organizada por la diócesis gallega. “Es algo tan simple e importante como recordarle a alguien que Jesús va a nacer”, afirma. Y así lo hicieron unos 200 niños de Ourense, que se dieron cita por las calles de la ciudad el pasado sábado 17 de diciembre.

Los niños de La Rioja se reunirán el próximo viernes 23 de diciembre para sembrar estrellas, y terminar cantando villancicos en la Plaza Mayor. Tras dos años de parón, pueden volver a celebrar esta iniciativa misionera. “Para nosotros significa retomar una actividad con mucha aceptación por parte de las parroquias y colegios de Logroño, en la que los niños son realmente protagonistas”, explica Luis Ángel Moral, delegado de misiones de Calahorra y La Calzada-Logroño. Esperan aproximadamente 200 niños, muchos de ellos acompañados por sus padres, ya que es una actividad que pasa de padres a hijos. “Hay madres que vienen a Sembradores de Estrellas recordando lo que ellas vivieron cuando eran pequeñas”.

Los niños de León tendrán la oportunidad de salir ese mismo día 23 de diciembre, en una ceremonia de envío presidida por el obispo. “Es una gran alegría para toda la diócesis”, explica monseñor Luis Ángel de las Heras. Según explica, los misioneros son un modelo para todos de la alegría de acoger y anunciar al Niño Jesús. Y eso mismo es lo que van a hacer los pequeños sembradores de Estrellas. “Los niños de León van a llevar la alegría del anuncio del nacimiento del Señor, que tanto necesitamos”.
 

Una iniciativa de larga tradición

Sembradores de Estrellas nació en 1977, de la mano del sacerdote jesuita Xavier Ilundain. Con el deseo de enseñar a los niños a dar algo sin esperar nada a cambio, inventó esta fórmula, en la que los niños salen en las últimas semanas de Adviento a repartir por las calles pegatinas adhesivas en formas de estrellas, en las que pone “Jesús nace para ti”. No piden nada, solo felicitan la Navidad de parte de los misioneros.

Lo que comenzó de una forma sencilla en Madrid se extendió rápidamente por toda España, y se ha celebrado anualmente hasta hoy, solo interrumpido por los años de la pandemia, cuando tuvo que hacerse de manera virtual. Dos años después, retoma la presencialidad al 100% en muchos puntos de España.

 
De camino a la Jornada de Infancia Misionera

Infancia Misionera, una de las Obras Misionales Pontificias, es la responsable de esta iniciativa. Para esta edición, se ha puesto a disposición de las delegaciones cuatro millones de estrellas con la frase “Jesús nace para ti”. Además, se ha preparado un guion para la celebración de Sembradores de Estrellas y se ha propuesto una manualidad, en la que los niños pueden hacer su propia de estrella misionera con palos de madera, para después regalarla a quien quieran.

Con Sembradores de Estrellas se calientan motores para la Jornada de Infancia Misionera, que se celebrará a la vuelta de vacaciones de Navidad, el 15 de enero. En esta Jornada los más pequeños tendrán la oportunidad de participar con su oración y sus pequeños donativos en el trabajo que los misioneros realizan con niños en todo el mundo. Gracias a la generosidad de los pequeños, cada año los misioneros pueden ayuda a más de 4 millones de niños en las misiones, a través de 2.500 proyectos de educación, salud y protección de la vida y evangelización.